Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El coraje es fuego y el abuso y maltrato es humo ―Benjamin Disraeli―

Cómo saber si estás sufriendo acoso laboral

Trato diferente, agresiones verbales, difamación, presión, restricción del progreso, control sobre tu destino; son algunos de los signos más comunes del acoso laboral

El acoso laboral, también conocido como mobbing laboral, se trata de una situación de violencia psicológica, recurrente y sostenida en el tiempo. Las personas que la realizan, acostumbran a ser los jefes o bien compañeros de trabajo, que usan su poder en forma desmesurada, y tienden a emplear la violencia verbal contra sus víctimas, de modo de no dejar rastro de su agresión.

Las consecuencias que puede tener el acoso laboral en las personas, son bastantes serias y también incluyen: depresión, accesos de pánico, irritabilidad, baja autoestima, entre otros muchos. Si  consideras que estas pasando por una situación de acoso laboral, en este artículo te presentaremos ciertos signos a fin de que puedas reconocerlo.

Trato diferente. Esto ocurre cuando la persona que ejercita el acoso laboral, actúa de forma discriminatoria ante ti. Esto es, hace una clara diferenciación entre el trato que tiene hacia ti en comparación con el resto de tus compañeros. Puede ser mediante la exclusión o bien la indiferencia.

Agresiones verbales. Debe ver con la utilización de insultos, chillidos y todo género de maltratos verbales. Esto normalmente, se efectúa cuando se hallan solos o bien en presencia de pocos compañeros que son de confianza para el hostigador.

Difamación. El hostigador tiende a charlar mal de ti, en lo personal y profesional. Trata de producir una imagen de ti que no corresponde con el perfil de la compañía. Aun, a veces, puede inventar cotilleos que no favorecen en lo más mínimo a tu imagen laboral.

Presión. Acostumbra a asignarte una excesiva cantidad de trabajo y demandarte su finalización en el menor plazo posible. Asimismo, tiende a proponer proyectos inaccesibles, con la intención de someterte a una extremo nivel de agobio.

Restricción del progreso. Trata de eludir o bien impedir todo progreso laboral que puedas tener en la compañía. Es de este modo, que te prohíbe la realización de concursos y rechaza tus propuestas de proyectos.

Control sobre tu destino en la compañía. El hostigador evitará todo género de traslado que pidas a otro campo, castiga fuertemente en frente de las llegadas tardes y manipula la situación a su conveniencia.

Descalificación laboral. Amenaza de forma continua sobre quitarte las responsabilidades que tienes, o bien cambia tus labores por aquellas que no deben ver con lo que efectúas.

Esconder información. Evita transmitirte información vital sobre tu trabajo, para después poder imputarte por negligencia profesional o bien falta de interés cara el trabajo.

Caricaturizar. Tiende a burlarse y despreciar tu trabajo enfrente al resto de las personas, aun superiores.

TAGS: acoso laboral, mobbing, acoso en el trabajo