Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El coraje es fuego y el abuso y maltrato es humo ―Benjamin Disraeli―

¿Qué hacer ante el ACOSO LABORAL?

ACOSO LABORAL

¿Qué hacer ante el acoso laboral?Generalmente una persona acostumbra a percatarse de que ha sido víctima de mobbing cuando ha descuidado la compañía y tomado distancia con respecto a ella, por el hecho de que este alejamiento le deja ser más objetivo sobre sus auténticas capacidades y habilidades, sin verse obligado a sufrir la muy frecuente mofa y desaprobación por la parte del hostigador.
Es por este motivo que en muchas ocasiones no es sencillo advertir el acoso, por el hecho de que se considera algo normal en el contexto de un planeta laboral competitivo y orientado a la consecución de objetivos.

Por si fuera poco, esta actitud de presión por la parte de los jefes, o bien de competitividad por la parte de los compañeros, está bien vista como forma de acrecentar la productividad, premiando a quien mejor desarrolle su tarea, en menoscabo del resto, que aparte de no percibir ningún extra se ven minusvalorados; una situación que puede provocar la falta de confianza y la envidia entre los compañeros y jefes que se vean ‘superados’ por las capacidades o bien habilidades de otra persona, que se transforma de este modo en la meta del acoso.

La persona que comienza a padecer los primeros síntomas de mobbing, con comentarios inoportunos e inclusive ofensivos en los que se ponga en duda su profesionalidad o bien se critique algún aspecto de su vida íntima, debe intentar atajarlo empezando primeramente a llevar un registro de estos hechos, y también notificando más tarde a su superior jerárquico o bien al encargado de personal de lo que pasa a fin de que se tomen las medidas oportunas. Lo que jamás debe hacer es enfrentarse de forma directa con el hostigador, puesto que esto le daría a éste más razones para sostener su actitud o bien disculpas para justificarla.

Si observamos que un compañero es acosado, debemos adoptar una postura de normalidad, en el sentido de no alimentar el acoso, ni justificarlo basándonos en las peculiaridades personales del trabajador perjudicado, y debemos además de esto apoyarle a fin de que no se vea apartado del resto, permitiéndole localizar una válvula de escape.
La resolución de denunciar la situación ante sus superiores, no obstante, debe ser tomada y llevada a cabo por la víctima del acoso.